Entrevista a Ángel Olleros

Ángel Olleros, consultor de seguridad física

Hoy entrevistamos a Ángel Olleros, Consultor de Seguridad Física y autor del blog sobre seguridad más conocido y, a la vez, didáctico de nuestro país.

Ángel comenzó a  trabajar en seguridad en 1990 y, desde entonces, ha tenido la oportunidad de participar en diversos proyectos de implantación, como embajadas, aeropuertos, redes de entidades financieras, centros penitenciarios, sedes corporativas, museos, centros comerciales y residenciales.

Ha colaborado en la innovación de sistemas de seguridad física de diferentes compañías y ha formado a muchos de los profesionales de seguridad física y electrónica que hoy desarrollan su actividad.

 

Tu blog sobre seguridad es seguramente el más leído del país. ¿Qué te hizo comenzar con esta labor de formación/información al público general?

Mi objetivo es combatir los sistemas de seguridad que aseguran la inseguridad.

Hoy en día puedes comprar un paquete de galletas de 1 € y ver en su etiqueta la composición nutricional para decidir si es idónea o una bomba alimenticia para tu organismo. ¿Por qué no existe lo mismo para un sistema de seguridad que también protege a las personas y que cuesta dos mil veces más?

Diría que empecé mi blog por dos razones básicas: la primera tiene su razón de ser en mi compromiso con la educación y el empoderamiento de las personas a través de la información. La segunda razón es reducir la manifiesta indefensión del ciudadano frente a las grandes multinacionales y cadenas de distribución que comercializan sistemas de seguridad tipo fast security (sistemas de seguridad que aseguran la inseguridad).

El blog intenta ser “la otra opción” a la desinformación, una alternativa a los foros con datos, datos y mas datos, sin contrastar técnicamente.

 

A través de tus cursos de formación propones profesionalizar al sector de la seguridad. ¿Qué carencias crees que existen hoy en día en este sector?

Llevamos décadas con cursos online que ofrecen diplomas a cambio de dinero, donde el aprender es lo de menos y lo importante es aprobar para disponer de un diploma que acredite la asistencia, en lugar de la capacitación.

Es ciertamente alarmante comprobar cómo las mismas personas que han aprobado un examen, tres meses después, al volver a realizar el examen, obtienen resultados más bajos. A esta forma de impartir diplomas se le llama formación “bulímica”.

Por otro lado, las asociaciones de cerrajeros solo se dedican a ofrecer cursos de cómo abrir y vulnerar sistemas, y cómo utilizar herramientas de sabotaje, pero nada de nada de cómo cerrar, proteger, custodiar ni asesorar de forma académica.

La seguridad residencial requiere de especialistas en seguridad transversal para taponar los corredores de paso de los delincuentes; requiere conocimiento de las normativas en vigor; requiere saber cerrar y no abrir. Requiere recuperar la vocación y el gusto por el buen hacer.

También se requiere de un asesoramiento previo basado en las fórmulas de la protección y no en la subjetividad. Hoy por hoy, solo nos atienden vendedores que no disponen de titulación en consultoría, ni en seguridad, ni en prevención del delito y lo que es más grave, ni siquiera conocen las diferentes normativas en vigor tanto de sistemas como de procedimientos.

Se da la paradoja de que el cerrajero de seguridad es el que ya no quiere pertenecer a estas asociaciones.

¿Sabes que, de los más de 300 cerrajeros y 500 vendedores de sistemas de alarmas, solo el 1% dispone de titulación académica en seguridad?  Eso sí, todos tienen diplomas de sus propias asociaciones.

¿Sabes que ningún fabricante audita a sus centros técnicos para saber si se está garantizando las reglas de procedimientos que requiere el sistema de seguridad vendido?

El robo de futuro será robar en el proveedor primero para acceder cómodamente a tu vivienda después.

Con este panorama, mi propuesta al profesional es el Máster en seguridad residencial CPTED, un plan formativo estructurado en 6 meses de duración, con 341 horas de asistencia presencial en formato seminario y más de 700 horas de estudio y trabajo individual del alumno, además de un periodo de 2 meses de prácticas individuales.

 

 

Realizas consultorías de seguridad a particulares y empresas. Estamos acostumbrados a que la consultoría se contrate exclusivamente desde ámbitos profesionales. ¿Por qué crees que es necesaria la consultoría residencial? ¿Cuándo puede un particular necesitar este servicio?

Si tengo una dolencia voy al médico, si tengo una duda legal intento asesorarme con un asesor titulado y si tengo un problema legal contrato a un abogado. Para aplicar un tratamiento, tengo que realizarme unos análisis previamente y establecer el diagnóstico. ¿La pregunta es por qué para proteger tu vivienda, patrimonio y familia, te dejas asesorar por curanderos y amateurs, que te atienden en un mostrador o que visitan tu vivienda con un catálogo comercial y una cautivadora oferta económica?

Una vivienda requiere resistencia física, detección de la intrusión y protección interior para evitar la agresión física. Si no contratas a un consultor para elaborar un análisis y diagnóstico personalizado, ¿cómo tomaras la mejor decisión de compra?

Considero que el asesoramiento especializado es la mejor inversión que puede realizar cualquier persona y esto también aplica para la seguridad residencial.

 

¿Cuál crees que ha sido la mayor innovación en seguridad residencial de los últimos años?

En mi opinión ha sido la aparición de la doble tecnología en sistemas físicos. Resistir el ataque y detectarlo anticipadamente es el gran avance para la protección de la persona.

Ofrece una alta disuasión, obliga al delincuente a ser más especializado, le obliga a trabajar con celeridad y ofrece un mayor tiempo de reacción a los propietarios, y a las fuerzas y cuerpos de seguridad.

 

¿Y hacia dónde crees que se dirige el sector? ¿Qué novedades veremos próximamente?

Aparte de la consolidación de la doble tecnología (resistencia y detección en puertas, ventanas, llaves y cerraduras), el sector requiere de aire fresco y taponar todos los agujeros de inseguridad que ahora mismo tiene.

Todas las partes son plenamente conscientes y ya comienzan a aparecer fabricantes que auditan a sus centros de distribución y centros de seguridad transversal, como Sukot Seguridad (todo un ejemplo de empoderamiento del conjunto del equipo que atiende a sus clientes).

La evolución en la seguridad residencial no vendrá de los sistemas (aunque los lobbies y multinacionales insistan bombardeándonos con sus chispeantes anuncios). Veremos un brutal proceso de trasformación de los negocios y de los profesionales.

Comenzaremos a comparar protocolos internos de seguridad de las tiendas en las que compramos, nos interesaremos por la capacitación de los empleados que nos atienden y por las metodologías de diagnóstico especializado que utilizan para hacer una recomendación.

Diría que será una revolución en todos los sentidos, que también afectará a los actuales planes formativos de seguridad.

 

¿En qué debemos fijarnos, tanto particulares como empresas, a la hora de elegir un proveedor de seguridad?

Casi que se contesta con la anterior. Las características técnicas de los sistemas tienen su espacio, pero el protagonismo serán los protocolos de seguridad de las empresas y la capacitación de las personas que nos atienden… ¿Son médicos o curanderos?

 

Para terminar, ¿cuál crees que es el consejo más importante que puedes dar a una persona preocupada por la seguridad de su hogar?

Permíteme que sean 5 consejos, que constatan varios hechos irrefutables.

  1. La delincuencia es una característica inevitable de la sociedad, no va a desaparece y va a mejorar su eficacia y contundencia. El delincuente no conoce el dinero que tenemos por lo que, la facilidad de acceso y el escape serán determinantes en su decisión de entrar en nuestra vivienda.
  2. La seguridad física es el pilar de la protección y es el esfuerzo físico lo que más disuade al delincuente. La doble tecnología duplica el efecto de disuasión y protección.
  3. Piensa en la obsolescencia del producto que adquieres, porque el conocimiento y habilidad del delincuente avanza cada día y tu sistema es cada día un poco más obsoleto. Compra hoy pensando en mañana.
  4. No consideres a un sistema de seguridad igual que un electrodoméstico más de tu vivienda y no aceptes ofertas, ni compres en establecimientos de bricolaje. Recuerda que primero es el diagnóstico.
  5. El producto es importante, pero a quién se lo compras y qué metodología de diagnóstico aplica para la recomendación es lo que marcará la diferencia en tu protección.