Horario de atención al cliente de Lunes a Viernes de 9:00 a 13:30 y de 16:30 a 19:30

El amaestramiento es el sistema organizado de accesos donde cada usuario utiliza una sola llave para entrar a todas las instalaciones para las que tenga autorización.

En este vídeo os mostraremos cómo se puede diseñar una instalación de este tipo adaptada a cada necesidad, tanto en el entorno doméstico como en el ámbito empresarial.

QUÉ ES EL AMAESTRAMIENTO

El amaestramiento se trata de un sistema planificado de cerraduras, cilindros, bombillos y llaves donde se tiene en cuenta las puertas que existen en una instalación, los usuarios que tienen acceso a las mismas y sus jerarquías de uso. De este modo, cada usuario puede acceder con una sola llave a todas las zonas para las que tenga permiso según esa jerarquía.

Existen cinco configuraciones de instalaciones según en el lugar en el que se lleven a cabo y las necesidades de acceso específicas de los usuarios.

TIPOS DE INSTALACIONES DE AMAESTRAMIENTOS

Instalación de amaestramientos en empresas

Una de las más comunes es el amaestramiento en una empresa que cuenta con diferentes departamentos donde hay una puerta común de entrada y, después, accesos distintos a cada una de las áreas. En este caso, gracias al amaestramiento, cada usuario puede usar la misma llave para ambos accesos.

Instalación de amaestramientos en viviendas unifamiliares

Otro ejemplo es el amaestramiento de una vivienda unifamiliar en el que hay una llave maestra de usuario que abre todo el chalet y otra, de jardinero por ejemplo, que abre las cancelas perimetrales exteriores y el cuarto de aperos donde tiene todos las herramientas para su trabajo.

Asimismo, también se podría hablar de la llave para el servicio doméstico de la casa, la cual abriría la puerta cancela, como en el caso anterior, y la puerta principal de la casa.

Como se puede ver, de este modo se van estableciendo las jerarquías, es decir, qué usuarios van a abrir qué puertas.

Instalación de amaestramientos en comunidades de vecinos

En tercer lugar están las comunidades de vecinos, donde cada miembro tiene una llave que abre, además de la puerta particular de su vivienda y su trastero, el buzón y los elementos comunes que le correspondan como: el portal, el portón del garaje, los accesos peatonales, etcétera.

Si se da la situación de que hay dos portales dentro de un mismo bloque, la configuración sería muy similar, ya que todos los propietarios podrían abrir los lugares comunitarios de su propio portal y los suyos particulares con la misma llave.

Este tipo de amaestramientos suelen ser muy cómodos para los usuarios y, además, permiten gestionar de manera eficaz el edificio en materia de mantenimiento, limpieza y las comunicaciones con los operadores.

Amaestramiento de servicio

El amaestramiento de servicio simplemente se trata de gestionar el entorno de una puerta para que la familia pueda tener acceso total a la casa con una sola llave, mientras que para el personal de servicio se pueda restringir el acceso a solo una parte de la vivienda de forma controlada sin tener que hacerlo de forma manual.

Amaestramiento familiar

Aquí se engloba la totalidad de la familia para gestionar mediante los amaestramientos los accesos a las distintas viviendas, entendiendo como tal: la casa propia, la vivienda de algún otro miembro de la familia, una casa compartida entre varios familiares o un alojamiento vacacional que se tenga en propiedad.

En este caso habría una llave maestra que abriría toda la instalación y luego otras llaves que solo abrirían una de las viviendas que se han comentado antes. Una vez más, esto dependería de las jerarquías que se establezcan.

Amaestramiento 2.0

Los amaestramientos llevan muchos años funcionando, pero ahora ha empezado una nueva ola: el amaestramiento 2.0.

Este nuevo amaestramiento no solo tiene en cuenta las necesidades presentes, sino que también se basa en previsiones de usos a futuro como nuevas viviendas o ampliaciones. La intención aquí es conseguir unificarlo todo en el mismo sistema de amaestramiento.

En la misma línea están los sistemas mecatrónicos, donde existen llaves mecánicas y electrónicas en un solo medio. En estas instalaciones la llave tiene una pala para abrir mecánicamente la cerradura y un chip que permite gestionar las altas y las bajas en ese sistema de jerarquías.

En definitiva, para establecer un sistema de amaestramiento es necesario saber cuáles son las necesidades de cada usuario y saber elegir muy bien el sistema que debemos utilizar.

La opción más recurrida es casi siempre el amaestramiento de llave incopiable. Este sistema implica que la persona que gestiona esa instalación sepa exactamente cuántas llaves ha entregado y quién las tiene; además, si alguna de las personas necesita un duplicado, tendrá que pedírselo directamente al gestor.

Finalmente, añadir que los amaestramientos son más sostenibles desde el punto de vista ecológico, ya que con una sola llave accedemos a todos los puntos y, si no hubiera amaestramiento, se necesitarían tantas llaves como puntos de accesos, consumiendo más materia prima.

Si crees que necesitas un sistema de amaestramiento, o tienes alguna duda, puedes consultar aquí toda la información al respecto y ponerte en contacto con nosotros.